Violencia social y violencia escolar

La asimetría es una cuestión de responsabilidad.

Retomaré algunos temas que provocaron interés y otros que quedaron pendientes en mi exposición anterior. Uno de ellos fue la cuestión de la asimetría y la responsabilidad con respecto a los jóvenes.

La cuestión de la asimetría nos preocupa no solamente en relación con los jóvenes, se está planteando como preocupación en todos los modelos. Cómo no ejercer el autoritarismo y al mismo tiempo no generar una simetría en la cual quienes tienen que ser responsables no se hacen responsables, como si hubiera un temor de que al ejercer la asimetría se ejercieran modelos autoritarios, cuando la asimetría lo que implica son formas de responsabilidad y no formas de autoridad.

En última instancia, la asimetría se basa en funciones y no en el poder de quien la ejerce. Precisamente, creo que tenemos que salir de la idea de que la asimetría está determinada por el poder y no por las funciones. Al menos en nuestras prácticas más cotidianas. Y tratar de que se vaya instalando esto en toda la sociedad argentina como criterio. Que el problema es la responsabilidad, en particular de los padres, de las instituciones, de los directivos, de los gobernantes y no el poder que se ejerza, porque poder y responsabilidad pueden ser absolutamente opuestos.

Ustedes saben que el poder puede ser utilizado para desresponsabilizarse. En última instancia, conocemos el caso de que el autoritarismo más brutal ha sido ejercido a veces por padres que no pueden desempeñar sus funciones de responsabilidad y de cuidado de la cría. O que ejercen de manera despótica, tiránica, no la paternidad, sino el poder en el interior de los grupos en los que participan – cuando digo grupos me refiero a familias, con las formas que puedan presentar - , pero en los cuales es característica la imposibilidad de estructurar legalidades en las cuales se incluyan adultos y niños, ya que esta supuesta legalidad está determinada fundamentalmente por la arbitrariedad.

Por eso digo que hay que volver a la asimetría en el sentido estricto del término, que implica responsabilidades. En la Argentina, a partir de los modos en los que se ejerció el poder despótico durante muchos años, hay una cierta desvalorización de la asimetría. Me parece que éste es un tema central en la transmisión de conocimientos y en la pautación.

Por supuesto que la asimetría también se tiene que sostener en una diferencia de saber, no de poder. Y uno de los problemas que hemos visto es que muchas de las cuestiones que se plantean los muchachos o las chicas – los adolescentes – no tienen respuesta porque los adultos mismos nos sentimos a veces desconcertados y sentimos que las herramientas que tenemos generacionalmente para enfrentar los nuevos fenómenos son herramientas insuficientes desde todo punto de vista. Desde el punto de vista de las nuevas tecnologías y los nuevos conocimientos que se han desplegado, y desde el punto de vista de las nuevas formas de las relaciones sociales.

Entradas destacadas
Entradas recientes