Proceso de la investigación en el escenario del delito


El propósito de la investigación en la escena del crimen es ayudar a establecer lo que sucedió (la reconstrucción de la escena del hecho) e identificar a la persona responsable. Esto se hace documentando con cuidado las condiciones en la escena y reconociendo todas las pruebas físicas relevantes. La capacidad de reconocer y recopilar adecuadamente evidencia física es a menudo crítica tanto para resolver como para juzgar los delitos violentos. No es exagerado decir que en la mayoría de los casos el agente de la ley que protege y busca en un escenario delictivo juega un papel crítico el determinar si las pruebas físicas serán utilizadas en la solución o el enjuiciamiento de delitos violentos.

La mayoría de las investigaciones policiales comienzan en la escena de un crimen. La escena se define simplemente como el sitio real o lugar en el que ocurrió el incidente. Es importante que el primer funcionario policial en la escena del crimen proteja adecuadamente la evidencia. Toda la investigación descansa en esa primera persona, en el sentido de que posea la capacidad de identificar correctamente, aislar y asegurar el lugar. La escena debe ser asegurada estableciendo un perímetro limitado; esto se hace mediante el uso de algún tipo de cuerda o de barrera. El propósito de asegurar la escena es restringir el acceso y evitar la destrucción de pruebas.

Una vez que la escena está asegurada, las restricciones deben incluir a todo el personal no esencial. Una investigación puede incluir una escena primaria, así como varias escenas secundarias en otros lugares.

A pesar de las representaciones de Hollywood, la investigación de la escena del crimen es un trabajo difícil y requiere mucho tiempo. No hay sustituto para un enfoque cuidadoso y reflexivo. Un investigador no debe saltar a una conclusión inmediata de lo sucedido, basándose en información limitada, pero debe generar varias teorías diferentes del hecho, quedándose con las que no se eliminan por la información que llega de la escena. Las inferencias razonables acerca de lo sucedido son producidas a partir del aspecto de la escena y la información de los testigos. Estas teorías ayudarán a orientar al investigador para documentar las condiciones específicas y reconocer la evidencia valiosa.

La documentación de las condiciones del escenario puede incluir el registro inmediato de los detalles transitorios tales como la iluminación (encendida-apagada), las cortinas (abiertas-cerradas), el tiempo/clima o los muebles movidos por los equipos médicos. Ciertas pruebas, tales como huellas de calzado o de residuos de disparo, son frágiles, y si no se recogen de inmediato pueden destruirse o perderse fácilmente. El alcance de la investigación se extiende también a las consideraciones de los argumentos que se puedan generar en cada caso (por ejemplo: suicidio o defensa personal) y de la documentación de las condiciones que apoyarían o refutarían esos argumentos.

Además, es importante ser capaz de reconocer lo que debería estar presente en una escena y no lo está (vehículo de la víctima, cartera, billetera) y los objetos que parecen fuera de lugar (pasamontañas) y si podrían haber sido dejados por el agresor. También es importante determinar el alcance total de una escena del crimen: no es tan solo el área inmediata donde se encuentra un cuerpo o donde un asaltante concentró sus actividades, sino que también puede abarcar un vehículo y rutas o calles de acceso/escape.

Aunque hay elementos comunes que frecuentemente son recogidos como evidencia (huellas dactilares, huellas de calzado o manchas de sangre), literalmente cualquier objeto puede ser una evidencia física. Cualquier cosa que se pueda utilizar para conectar a una víctima con un sospechoso o a un sospechoso con una víctima es evidencia física relevante o importante. Usar un enfoque similar al de la lista de compras en un supermercado (recoger todas las manchas de sangre, cabellos o huellas de calzado) probablemente no resulte en el reconocimiento de la mejor evidencia. Por ejemplo, recoger las manchas de sangre que se acumularon bajo el cuerpo de una víctima o las huellas de calzado de personal de emergencia rara vez responde a preguntas importantes. Por el contrario, un simple fósforo (generalmente no mencionado como evidencia física) recuperado del piso cercano al cuerpo de una víctima puede ser una evidencia física excelente, ya que puede estar directamente relacionado con una caja de fósforos encontrada en el bolsillo de un sospechoso.

Un arma o la herramienta de un ladrón se reconocen fácilmente como evidencia física significativa, no obstante, con frecuencia es destruida por el autor. A veces la única evidencia que queda es microscópica, tal como pelos, fibras u otros pequeños rastros que el agresor sin saberlo, deja tras de sí o se lleva con él. A pesar de que esta evidencia efectivamente se recoge en el momento en que se toma la ropa de la víctima o del sospechoso, los protocolos (que incluyen el levantamiento con cinta) deben estar en su lugar al momento de procesar los cuerpos desnudos, a fin de no perder esta frágil evidencia.

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com