Perfilación criminal en un caso de asesinato


El siglo XVIII constituyó sin lugar a dudas un detonante en las investigaciones criminales, marcando importantes descubrimientos de orden técnico y metodológico de las ciencias forenses: el Bertillonaje con la fotografía judicial, las teorías lombrosianas, el archivo dactiloscópico de identificación de Vucetich, fueron algunos de los avances significativos que aún con modificaciones técnicas en el fundamento metodológico se mantienen vigentes (1).

El carácter proteico y polimorfo por el que están constituido las ciencias forenses le proporcionan al objeto de su trabajo una heterogeneidad de sus propósitos concretos. Por ello se hizo imprescindible la incorporación de los adelantos científicos de otras ciencias en función de la investigación criminal como son la física, la química y la biología, no solo desde el punto de vista técnico, sino también en el orden metodológico logrando así una fusión que responde a una necesidad social matizada por un incremento desmesurado de la violencia criminal a nivel mundial (2).

Por todo lo anterior, las investigaciones criminales han distado mucho de ser estáticas sino todo lo contrario: su dinamismo ha desarrollado la técnica criminalística aplicando paralelamente la táctica metodológica forense en función del esclarecimiento de los hechos criminales, perfilando estas conductas a través de las cuales se nutre la investigación policial (3).

La perfilación criminal es un método probabilístico que describe la conducta del criminal y de su víctima en un hecho basándose en cuatro aspectos orientadores:

1. Estudio minucioso del lugar del hecho. 2. Examen detallado de las fotografías judiciales. 3. Autopsia psicológica de la víctima. 4. Autopsia médico legal.

Su base fundamental es el psicoanálisis en función de la medicina legal, donde el legista aporta al investigador del órgano de instrucción penal elementos que aisladamente pueden pasar por subjetivos pero que unidos le adicionan objetividad y profesionalidad a la investigación. Analizando a la víctima como un factor importante en el desencadenamiento de un hecho criminal sea incorporan activamente los estudios victimilógicos (que antiguamente eran subvalorados).

Así, resaltando individualmente el papel jugado por el victimario queda demostrado que en la dinámica Víctima-Criminal podemos encontrar que la víctima puede intervenir en cuatro formas diferentes:

• La Víctima puede ser la causa de la infracción: El centro de relación lo ocupa una vinculación personal nacida de una fijación psíquica o física.

• La Víctima puede ser el pretexto de la infracción: Existe una relación de mero contacto anterior al delito.

• La Víctima puede ser el resultado de un consenso: Es un relación semejante a la anterior pero que surge solo y/o exclusivamente durante la comisión del hecho (es importante si la víctima fue elegida de acuerdo a algún criterio o no)

• La Víctima es el resultado de una coincidencia: Esta forma se caracteriza por el anonimato, por la calidad impersonal de la relación.

El Criminólogo Stanciu plantea que la pareja Criminal - Víctima no puede ser pensada en términos antagonistas, y en que " si todos los criminales no son culpables, todas las víctimas no son inocentes"(4).

A continuación se presenta un trabajo de perfilación criminal de un caso de asesinato con autor desconocido inicialmente.

Un asesinato en medio de la madrugada

Aproximadamente a las 5:00 am del 2 de abril del año 2005 en la ciudad de Santa Clara (Cuba), se conoció la presencia de un cadáver en la vereda lateral de la funeraria Camacho. La víctima de sexo masculino, se encontraba semidesnuda, en decúbito supino, con la mitad superior del cuerpo hacia la acera y la inferior hacia la vía con ambos miembros superiores flexionados hacia el tórax, observando como único signo de violencia una herida perforo cortante a nivel de la línea media axilar 6to espacio intercostal izquierdo. Hacia ese lado a 20 cm se encontraban dos preservativos en su estuche con un cigarro sin uso.

Se conforma la guardia operativa especializada en homicidio y acude al lugar delimitando la inspección en un área de 250 metros cuadrados, lográndose levantar huellas de la puerta lateral de la funeraria que coincidieron con las del ciudadano que resultó occiso. Se realizaron múltiples fijaciones fotográficas en soporte digital y filmatográficas las que fueron motivo de análisis posteriores al hecho en reiteradas ocasiones, llamando la atención la escasa casi nula presencia de sangre alrededor del cadáver.

Se comenzaron las investigaciones pertinentes, una de ellas fue la autopsia psicológica a través de la cual se conocieron las siguientes características de la víctimas:

Su nombre PDF de 38 años de edad, residía a varios kilómetros del lugar del hecho, eran 3 hermanos, ocupación contador principal de una empresa, graduado de ingeniería civil en la universidad de Santa Clara.

No tenía antecedentes penales ni policiales, era querido por sus familiares y amigos, selectivo en su círculo de amistades, nunca se le conoció esposa ni hijos, era independiente, retraído, meticuloso, encerrado en si mismo y exteriorizaba poco sus problemas. Lo visitaban con poca frecuencia y recibía a sus amistades fuera del domicilio, era fumador crónico, ingería bebidas alcohólicas los fines de semana lo cual le afectaba su estabilidad psíquica mostrando en ocasiones irritabilidad con sus amigos sin llegar a la violencia física. Se profundiza en la investigación y se conoce que era homosexual y mantenía hasta hace algunos meses una relación estable pero que cuando ingería alcohol se desinhibía, perdía su autocontrol y no mediaba en sostener relaciones sexuales si así lo deseaba. Por ello, varias veces sus amigos íntimos le llamaron la atención pues llegó en dos ocasiones a frecuentar en estado de embriaguez lugares como parques o plazas en busca de contacto sexual, pero siempre usaba preservativos los que portaba en sus bolsillos. Además, se descubrió que era un hombre muy preocupado por su familia, específicamente de su mamá a la cual sobreprotegía.

La autopsia médico legal informó la presencia de un solo signo de violencia que consistía en una herida perforo cortante, a nivel de la cavidad toráxica, con un trayecto hacia abajo que atravesaba el diafragma y la curvatura mayor del estómago seccionando la arteria esplénica con hemotórax y hemoperitoneo de gran cuantía. Allí existía presencia de planos musculares y de tejido que impiden la comunicación con el exterior lo que explica la ausencia de sangre en el lugar del hecho. Llamativo fue que no presentaba lesiones de defensa y que portaba cifras de alcohol altas en sangre (194 mg%) colocándolo en estado de embriaguez plena.

Teniendo en cuenta todos los elementos mencionados así como las investigaciones complementarias policiales se realiza la perfilación criminal la que mostró los siguientes resultados:

1- La víctima no se percató de la agresión, por la ausencia de lesiones de defensa, el estado de embriaguez, la nocturnidad pudiendo haber existido cierta relación previa con su victimario e inclusive no descartar la posibilidad que fueran conocidos.

2- Que la agresión se produjo en las inmediaciones del lugar teniendo una supervivencia de no más de 20 minutos.

3- Que por las características del hecho el móvil no debió ser el robo con violencia, pudiendo ser postmortem ya que en el momento que lo desproveen del mismo caen al suelo los preservativos y el cigarro.

4- Por la presencia casi nula de maculaciones del polvo en las medias la víctima no deambuló sin calzado gran distancia pudiendo ser la agonía en el suelo.

5- El móvil del hecho puede guardar relación con un "crimen pasional", en un ambiente homosexual y no del robo que al parecer es de carácter casual, secundario al hecho, por un victimario que pudiera ser un asediante de homosexuales que son frecuentes en la zona del hecho ya que la víctima había referido la necesidad de buscar relaciones sexuales la noche del hecho.

Quince días posteriores al hecho es detenido el ciudadano DHS de 19 años de edad, sexo masculino, raza negra, de pésima conducta social y con antecedentes penales por lesiones y amenazas. DHS también era homosexual y frecuentaba lugares con características propias para el asedio a personas con similar conducta sexual y confesó haber cometido el hecho ya que al proponerle relaciones sexuales a la víctima esta se negó. Esto lo irritó de forma tal que aprovechándose que la víctima realizaba un giro para abandonar el lugar sacó un cuchillo y lo agredió. Además, negó haber cometido el robo ya que posteriormente a la agresión guardó el cuchillo y abandonó el lugar.

De este modo, la perfilación realizada fue efectiva en mas del 70% de las probabilidades.

Conclusiones

El caso expuesto demuestra la importancia de la perfilación criminal en hechos de alta complejidad que por circunstancias accidentales o premeditadas no hay testigos ni se conoce el autor. La perfilación criminal aporta vital información a los órganos policiales viabilizando el esclarecimiento del delito, por lo que hay que "hurgar" en la mente de los criminales e interrogar a violadores, asesinos, pedófilos y demás, para entenderlos y sentir lo que ellos sienten (5).

La evidencia forense no se puede ignorar ya que esta es la base, el crimen es un reflejo del autor: su comportamiento refleja la personalidad. Nos apoyamos en la evidencia y solo te puedes afirmar en esa evidencia, la escena del crimen.

En consecuencia es reconstruir el crimen con los datos forenses, apoyándose en los informes de la autopsia (no se puede hacer sin esta información). Una vez tienes toda esta información es cuando empiezas de verdad: te apoyas en tu experiencia y llegas a un diagnóstico. Pero hay que tener muy en cuenta que hay casos que no se pueden perfilar , ya que sus condiciones lo impiden en ese caso podemos citar lugares apartados, huellas borradas por el tiempo, avanzados estados de putrefacción (6).

Perfilar hechos criminales se aprende perfilando plantea Roy Hazelwood, estudiar fotografías de la escena de un crimen, las autopsias. Uno debe ser capaz de entrar en una prisión y encontrarse con los criminales, o ponerse en contacto con la policía para obtener información. Hay que estudiar los informes psiquiátricos para ver como son realmente, su lado oscuro, porque si uno no va a entrevistarlos de manera fría, como mucha gente en la profesión de la salud mental, te acabarán manipulando, define a los criminales como maestros manipuladores. Si no aceptan la responsabilidad por el crimen, no la aceptarán de ninguna manera.

Se ha demostrado que la víctima juega un papel importante en la comisión de estos hechos. El criminólogo Luis Rodrìguez Manzanera reflexiona al respecto de la pareja penal y plantea que para poder hacer un análisis lógico de las relaciones entre la Víctima y el Criminal es necesario tener en cuenta dos aspectos: el Conocimiento y la actitud (7).

En cuanto al conocimiento, se manejan dos posibilidades conocimiento y desconocimiento, lo que a la vez da cuatro situaciones lógicas (8):

1- El criminal y víctima se conocen, este es requisito indispensable para ciertos delitos. 2- El criminal conoce a la víctima, pero esta no al criminal 3- La víctima conoce al criminal, pero este desconoce previamente a su víctima. 4- El criminal y la víctima eran desconocidos.

Así, la perfilación es la única alternativa de reconstrucción criminodinámica y psicodinámica de un hecho criminal.

Bibliografía

1. American Academy of Forensic Sciences. Workshop 1993 AAFS Meeting Recovery, examination and evidence criminal death. An anthropological and entomological approach. February 16, 1993. Boston, Mass.

2. Kellerman AL. Men, women and murder: gunder-specific differences in rates of fatal violence and victimizatión. J Trauma 2003; 33 (1): 1-5

3. Dávila, A. Y Rodríguez, C. Evaluación Psicológica Forense. Madrid: Pirámide (2001).

4. Amieiro, E.; Milán, G. Consideraciones sobre la violencia criminal en Cuba. Peculiaridades para su análisis. Inst. Inv. Crim. MININT, No.2. Agosto, 2000.

5. Douglas, J. Perfilación criminal. Ventajas en las Investigaciones forenses. New York. Departamento de Investigaciones criminales del FBI; 2004.

6. Annon, J. The Psycological Autposy. American Journal of Forensic Psychology, (1995). 13, 39-48.

7. Rodríguez Manzanera, L. El Homicidio en México. Criminología en América Latina. UNICRI, pub. 33, Roma, Mayo. 2001, 154.

8. Acevedo, Nuñez, l. y Pinzón, C. (1999). Propuesta para el Dictamen Forense en Casos de Muertes Dudosa Utilizando el procedimiento Denominado Autopsia Psicológica. Tesis de grado profesional no publicada, Pontificia universidad Javeriana, Santafé de Bogotá.

Fuente: www.criminalistica.mx (corregido y editado)

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com