El lenguaje: evolución, características, progreso y consecuencias (1º Parte)


Desde los tiempos más antiguos y en los pueblos más distantes en el tiempo, el hombre siempre se expresó, vale decir, siempre manifestó lo que sentía, aquello que necesitaba o le urgía. De una forma o de otra, habrá sido golpeando piedras y palos en un principio, después produciendo otros sonidos, hasta llegar al lenguaje. ¿Y qué es el lenguaje? Se lo define como el “conjunto de palabras, con las que expresamos nuestras ideas y sentimientos” Pero comunicación siempre hubo. Los animales también se comunican.

Sin duda, el lenguaje articulado constituye una de las manifestaciones características que separa al hombre de los seres irracionales. Estos, retomamos, expresan y comunican sus sensaciones por medios instintivos, pero no hablan, porque solo tienen la facultad de hablar los seres dotados de conciencia.

Las ciencias, tanto la Historia como la Sociología, la Filosofía comparada y otras, no han encontrado, en su estudio sobre las relaciones entre las distintas lenguas, ninguna de la que deriven las demás, ninguna “lengua madre” universal; en Filología se llama así a aquellos idiomas de los que derivaron otros luego, como sucedió con el latín, el griego, en tiempos remotos, y después con el español, el inglés, el portugués o algunos idiomas indígenas que dieron lugar a otros. La historia nos demuestra que hubo idiomas que desaparecieron, “lenguas muertas”, pero subsisten rastros de ellos en otros; esto es incumbencia de la Filología.

Este proceso siguió su curso lento hasta la formación de los Estados nacionales (siglo XIV), momento a partir del cual cada “nación” tiene su gobierno (autónomo), sus leyes, y su idioma, como en la actualidad.

Se han formulado distintas teorías acerca de la existencia de un origen primitivo del lenguaje, desde Luis Heyre (1791-1855) hasta Antonio Millet (1866-1936), se ha pensado en la onomatopeya, en la observación infantil, en la expresión de sentimientos, interjecciones, etc. Pero no se pudo comprobar, científicamente, que haya habido un lenguaje primitivo único.

Pero lo cierto es que los lenguajes evolucionaron, se extendieron en sus dominios territoriales, se propagaron, se mezclaron, y la comunicación fluyó, incesantemente, en el mundo y en el tiempo, acompañando y conduciendo la evolución de los pueblos. Ya lo dijo Ludwig Wittgenstein (14/05/1915), “el lenguaje es una parte de nuestro organismo, y no menos complicado que este”. Gregory Batenson se preocupó por el lenguaje, al que entendió como una creación social, representada por un conjunto estructurado y normalizado de pautas sonoras y gestuales, siendo lo más importante la constitución y aceptación general del significado, porque las relaciones humanas están siempre estructuradas como un lenguaje, y toda intervención terapéutica, siempre, es una comunicación acerca de ese lenguaje, un METALENGUAJE, o sea, lenguaje acerca del lenguaje, que es generador de cambios (internos, en la conducta).

Entradas destacadas
Entradas recientes