El cuerpo como una máquina: identificación de manuscritos

La escritura a mano se origina en el cerebro cuando se forma una imagen mental de letras y palabras. La señal para tratar de duplicar la imagen mental se envía al brazo y a la mano a través de los músculos y el sistema nervioso. La producción real casi nunca es una coincidencia exacta de la imagen mental original.

Aspectos teóricos de la identificación de manuscritos

Una vez que el patrón básico se establece, los músculos y los nervios del hombro, brazo, manos y dedos se vuelven importantes por que sin duda efectúan la aparición de la línea escrita. Se puede pensar en el cuerpo como una máquina, una serie de palancas y puntos de apoyo (puntos de giro) con cada parte influenciando en el trabajo de la siguiente parte en el enlace. La fuerza y flexibilidad de los músculos, la posición de la empuñadura del elemento escritor y postura en general del escritor afectan la producción.

Quien tiene a su cargo el examen de un documento desde el punto de vista pericial, cuando se enfrenta con el problema de determinar quién escribió uno en particular usualmente sabe poco o nada de la historia de su autor. Sus resultados se basan en un estudio científico de la escritura y su comparación con ejemplares indubitados.

La individualidad se inyecta en la escritura juntamente con el proceso de aprendizaje y se hace más pronunciada a medida que el escritor la pone en uso diaria o esporádicamente. Es el producto de un esfuerzo combinado entre el cerebro, los nervios y los músculos, la habilidad de estas partes para trabajar juntas influye en las características generales asi como también en los detalles individuales de la escritura, rara vez se realizan cambios radicales en ella salvo que sufra algún deterioro físico.

La identificación de los manuscritos se basa en el hecho de que cada persona desarrolla peculiaridades individuales en su escritura, resultante de los cientos de miles de movimiento repetidos del brazo y de los dedos. De tal manera, la escritura es el producto del hábito a medida que una persona la práctica, finalmente se hace más automática que ni siquiera advierte las muchas formas y trazos de enlace que realiza. Cada escritura individual puede ser identificada con la condición de que sea la verdadera representación de los hábitos normales.

Las características personales que soportan mayor peso son los trazos iniciales y finales, los enlaces y las alturas relativas.

La evaluación de hechos obtenida de la comparación de dos muestras de escritura, de una de las cuales se desconoce su origen y la otra perteneciente a un sospechoso, está sometida a un proceso de evaluación cuantitativa y cualitativa. El experto formula una conclusión basada en estas valoraciones y da su opinión respecto a la autoría de la escritura en cuestión. Los grados de certeza son problemáticos o categóricos.

Las conclusiones categóricas son positivas o negativas, las cuales dependen de si se ha establecido una identificación o una no identificación. Las conclusiones probables resultan cuando el perito encuentra imposible identificar con precisión o eliminar al escritor sospechado de un documento cuestionado. Cuando un perito arriba a una conclusión categórica, significa que tiene sentada una profunda convicción y que la identificación de las características gráficas en su totalidad es suficiente para excluir cualquier coincidencia accidental. Está seguro de las cualidades comunes evidentes en las dos escrituras comparadas, no se dan en las escrituras de ningún otro. Consecuentemente, las escrituras analizadas deben haber sido preparadas por un autor; inversamente, las diferencias entre dos muestras que no se deban a una modificación consciente y deliberada (desfiguraciones, simulaciones o copias), ni a una variación natural, evidencian que dos especímenes escriturarios pertenecen a diferentes individuos.

Variedad: el área de distribución natural de la escritura a mano

Ninguno de los factores que producen la escritura son rígidos e inmutables. Además de los factores orgánicos (anatomía física y salud, agudeza mental, etc.,) hay factores ambientales que afectan la escritura, que incluyen el instrumento escritor en si, la superficie de la escritura, lo que hay debajo de ella y otras variables. Debido a que el patrón motor principal es en si mismo una imagen fluida y hay tantas variables orgánicas y ambientales que interactúan en la producción de manuscritos, se ha convertido en un axioma el que sea poco probable que una persona alguna vez duplique exactamente cualquier firma.

Cada persona tiene un rango de variación natural, pero incluso con este rango, cada persona crece en su escrito de las formas clásicas enseñadas en la infancia, en una forma individual e identificable de la expresión escrita.

La escritura a mano es una actividad de forma libre y hay un número infinito de escribir aún la más simple combinación de letras. Es muy poco probable que una persona vaya a a escribir su propio nombre de la misma manera dos veces en toda su vida. En realidad cada persona tiene un rango de variación de escritura a mano determinada por su capacidad de escritura física, la capacitación en “caligrafía” y otros factores. Para el experto, un estudio de muestras conocidas de la escritura puede revelar un conjunto de características individuales que pueden permitir al perito identificar o excluir a un individuo como autor de algún documento cuestionado.

Las características de escritura a mano se dividen en dos categorías: general o características de clase y las características individuales. Depende del contexto cultural (tiempo y lugar), cuándo se aprende a escribir, grupos enteros de personas pueden ser enseñadas o entrenadas para escribir de la misma manera. Cuando estas personas están aprendiendo a escribir hay diferencias en su capacidad de hacer la tarea y los resultados no son todos iguales pero las verdaderas diferencias individualizantes aparecen con el tiempo.

A medida que crecemos y maduramos física y personalmente nuestra escritura a mano se convierte en más de un producto individual a través de cambios de conciencia hechos a la medida de una imagen mental de cómo queremos que nuestra escritura aparezca o inconscientemente.

La escritura también puede ser afectada por otros factores- lesiones, enfermedades, medicamentos, uso de drogas o alcohol, estrés, superficie de escritura, instrumento escritor, o el intento de ocultar.

Es el trabajo del examinador el que permite entender estos factores ya que podrían estar referidos a una situación especifica.

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com