Amelia Dyer: la asesina de niños más grande de Inglaterra


Corría el siglo XIX y la adopción, el cuidado de crianza y la enfermería externa eran prácticas normales en toda Inglaterra.

Las madres y las familias pagaban a instituciones para que cuidaran a sus recién nacidos. Muchas veces, las nuevas madres empobrecidas, desesperadas y siendo incapaces de afrontar los costos del cuidado infantil pagaban un precio comparativamente más bajo para enviar a su hijo a estas instituciones, donde los niños eran cuidados por enfermeras.

Las familias ricas también pagaban por tales servicios: a veces un recién nacido era expulsado en secreto (ocultando así el resultado de un embarazo escandaloso o no deseado), otras veces, los recién nacidos eran enviados a aldeas cercanas para ser atendidos en sus primeros años y regresaban a la familia cuando eran pequeños.

De este modo, muchos bebés, acompañados por enfermeras y cuidadoras lograban sobrevivir a la infancia en una época en que no era común, producto de las enfermedades y los bajos niveles de desarrollo de la medicina.

Los inicios de la locura

Amelia Dyer nació en un pequeño pueblo cerca de Bristol en 1838. Hija de un zapatero exitoso, tuvo el privilegio de aprender a leer y escribir en un momento en que la mayoría de las mujeres eran analfabetas y más tarde, se formó como enfermera comenzando su vida adulta como enfermera y partera.

Su vida como comadrona fue ardua y a Dyer no le interesaba continuarla.

Así fue que un día su amiga (también partera) Ellen Dane la convenció de montar un negocio: cobrarle a las familias para cuidar a sus bebés era mucho más fácil y más lucrativo que traer a los recién nacidos al mundo.

Fue así que Dyer, utilizando el pseudónimo de "Sra. Harding" publicó anuncios en el periódico local ofreciendo una “familia agradable sin hijos, pintoresca casa de campo, costo 10 libras esterlinas”. Madres desamparadas y desesperadas respondieron a esta aparentemente respetable “Sra. Harding ”y se emocionaron al encontrar un buen hogar para sus hijos.

Amelia: de partera a "Angel de la Muerte"

No está claro cuándo la operación de Dyer se volvió mortal. Los registros indican que inicialmente trató de cuidar a los recién nacidos que adoptó pero en algún momento, ya sea intencionalmente o no, los bebés bajo su cuidado comenzaron a morir. Así fue que la matemática se volvió cruel: cuanto más rápido moría un bebé recién adoptado, menos dinero gastaba Dyer en la atención y más ganancias quedaban en sus bolsillos.

Y así Dyer, quien se dedicaba a dar la bienvenida a la vida, pronto se sintió más contenta en su papel de Ángel de la Muerte.

Sin embargo, con el correo del tiempo se emitieron demasiados certificados de defunción a Dyer hasta que un médico de la ciudad comenzó a sospechar y las autoridades fueron alertadas. En 1879, Dyer fue arrestada. En ese momento, fue acusada de permitir que los niños murieran por negligencia en lugar de homicidio o asesinato y fue sentenciada a seis meses de trabajos forzados, una experiencia que luego afirmó que la dejó mentalmente enferma.

Una vez liberada, Dyer comenzó a entrar y salir de los hospitales psiquiátricos pero eso no evitó que también volviera al negocio de la cría de bebés. Pero esta vez, lo hizo con cuidados especiales para cubrir sus huellas.

Dejó de pedir certificados de defunción y comenzó a envolver los pequeños cuerpos ya muertos en bolsas con ladrillos para así arrojarlos al agua. Además, Dyer y su familia comenzaron a mudarse con frecuencia a través de Bristol, Reading, Cardiff y Londres: nunca permanecían en un solo lugar por mucho tiempo.

El plan macabro parecía funcionar, hasta un frío día de marzo de 1896.

Elementos usados por la asesina Amelia Dyer para ocultar un bebe muerto.

Un mañana, un barquero que navegaba por el río Támesis en Reading notó en medio de la niebla una caja que se encontraba a lo largo de la orilla. Tras una investigación adicional, descubrió el cuerpo de un niño en el interior. El barquero llamó a la policía, quien confirmó que el cuerpo era el de una niña pequeña que tenía entre 6 y 12 meses.

También descubrieron una escritura débil en la caja que señalaba a una “Sra. Thomas ”y una dirección apenas visible.

El 3 de abril, allanaron una casa. Al entrar, las autoridades fueron golpeadas por el hedor de la muerte.

Aunque no se descubrieron cuerpos en las instalaciones lo que encontraron fue una montaña de evidencia: telegramas sobre acuerdos de adopción, cartas de madres preocupadas sobre la salud y la seguridad de sus hijos, recibos de anuncios en los periódicos, ropa de niños y cinta adhesiva para estrangular a los bebés.

Las autoridades estimaron que más de 20 niños habían estado al cuidado de esta “Sra. Thomas ”en los últimos meses y se calcula que el número de muertos puede haber sido tan alto como 400.

Luego de una ardua investigación las autoridades vincularon el pseudónimo "Sra. Thomas" y la dirección a Amelia Dyer. La localizaron, la detuvieron, la acusaron de asesinato y la llevaron a la prisión de Newgate donde rechazaron su petición de demencia.

Las pruebas fueron tan contundentes que la sesión del jurado duró apenas 4 minutos. ¿El resultado?: Amelia Dyer fue condenada a muerte

Así fue que el 10 de junio de 1896 Amelia Dyer fue ahorcada fuera de la prisión de Newgate.

La historia perturbadora de Dyer dominó los titulares y pronto condujo a leyes de adopción más estrictas. A pesar de ello, se cree que el tráfico de bebés no se detuvo junto a este horrible caso.

Al poco tiempo de la muerte de Dyer, aparecieron en diferentes periódicos una serie de anuncios publicitarios publicados por una tal "Srta. Stewart" (destinados a padres de bebes en adopción) que señalaban garantizar "un buen hogar, amor y la atención de los padres adoptivos".

La leyenda cuenta que "Srta. Stewart" era el seudónimo de Polly, hija de Dyer, quien quedó libre de cargos luego de que su madre testificara en juicio que ella nunca había estado involucrada.

De este modo, lo único cierto es que el nombre de Amelia Dyer se inscribió en la historia como el nombre de la asesina de niños más grande de Inglaterra.

Fuente: http://asesinosseriales.com/amelia-dyer-asesina-de-ninos/

Entradas destacadas
Entradas recientes