Diferentes técnicas para realizar una autopsia

Cuando una persona muere y no se logra determinar la causa de forma clara, es necesario realizar una autopsia. Un estudio exhaustivo del cuerpo para comprobar por qué murió.

Del mismo modo, se aplica también para determinar causas patológicas, indagar sobre alguna enfermedad y conocer la identidad del fallecido en caso de no tener ningún indicio.

A continuación, describimos las diferentes técnicas para realizar autopsias que existen:

Técnica Toracoabdominal

En primer lugar, hay que resaltar que esta es la técnica más utilizada para realizar una autopsia. Consiste en realizar una abertura al cuerpo en forma de Y, U o T.

Actualmente, esta técnica tiene dos vertientes, gracias a los científicos Mata y Virchow, quienes plantean formas diferentes de realizar una autopsia Toracoabdominal.

El científico español Pere Mata Fontanet, considerado el padre de la medicina legal y forense en España, explica que la autopsia se realiza a través de un corte profundo en forma ovalada desde la articulación esterno-clavicular derecha hasta finalizar en la espina iliaca antero-superior. Este corte permite observar toda la cavidad torácica y el abdomen.

El científico alemán Rudolf L. K. Virchow, se considera el fundador de la patología moderna, tras perfeccionar la técnica de Mata Fontanet. Se emplea en casos de muertes no complejas, por ejemplo, accidentes de tránsito o muerte natural.

Virchow, por su parte, plantea realizar una autopsia con un corte único que se inicia desde el borde inferior del mentón rodeando el ombligo hasta la sínfisis del pubis. Esta técnica permite visualizar las vísceras in situ y analizarlas luego por separado. Así, se puede observar con facilidad toda la cavidad del cuello y la boca.

¿Cómo se hace una autopsia en cuerpos carbonizados?

Cuando un cuerpo está carbonizado, suele ser difícil de identificar, por lo que resulta necesario realizar una autopsia especial que permita determinar su identidad.

En estos casos, se emplea la extracción de los maxilares, una técnica invasiva que no se recomienda si el cadáver va a ser expuesto o necesita ser reconocido.

También se usa la técnica de Luntz, conocida como libro abierto, pues consiste en realizar cortes profundos en forma de V desde las comisuras de los labios hasta el arco cigomático. Con una sierra se libera el maxilar superior y se procede al estudio.

Por otra parte, la técnica de Keiser-Nielsen consiste en realizar una incisión de cóndilo a cóndilo en la mandíbula, los tejidos blandos se elevan y permite ver toda la estructura maxilofacial para su estudio. Aunque se trata de una técnica invasiva, permite la reconstrucción facial para el velatorio.

Autopsia craneal

La autopsia craneal permite observar todas las partes que integran la cabeza de un individuo. Para llevarla a cabo es necesario emplear bisturí y sierra, tanto eléctrica como manual, con la finalidad de separar la piel de los músculos, y así estudiar mejor la zona.

Hay que ser cuidadoso con los cortes que se realizan, retirar el bloque completo del cerebro, cerebelo y tronco, para luego tomar una muestra del bulbo raquídeo.

Para la autopsia craneal es de vital importancia utilizar mascarilla, gafas protectoras y sierra manual, ya que los cortes en los huesos generan un polvo contaminante que puede representar un riesgo biológico.

Muerte por sofocamiento

El cuello es una parte del cuerpo muy delicada y por ello merece especial cuidado al momento de realizar una disección. La autopsia del cuello es empleada en casos de muertes por sofocamiento y estrangulamiento.

Esta técnica comienza por colocar un elemento que permita elevar el cuello para que este quede totalmente extendido y se efectúa un corte en V desde ambas apófisis mastoides hasta la fosita esternal.

Autopsia de órganos genitales

Los órganos genitales se someten a autopsia cuando hay indicios de agresión sexual. Se exploran los orificios y se obtienen muestras para realizar estudios. Tanto en hombres como en mujeres se realizan exploraciones de la parte externa para después proceder a la interna, coger muestras y así obtener resultados concluyentes.

Técnica empleada en fetos y recién nacidos

Esta autopsia, realizada tanto a fetos como a recién nacidos, determina la causa exacta de la muerte y ayuda a los padres en la planificación de futuros embarazos, ya que despeja anomalías genéticas y cuidados necesarios.

La autopsia realizada en estos casos es similar a la de un adulto. Suelen ser autopsias clínicas de tipo Toracoabdominal. Con el añadido de que se toman muestras frescas de tejido, piel, placenta y cordón umbilical para su estudio.

Los avances tecnológicos en anatomía patológica, biología molecular y diagnóstico por imagen, permiten determinar con mayor exactitud las causas de un fallecimiento. Aunque las técnicas empleadas en autopsia se han mantenido sin cambios desde hace años.

Fuente: tanatosformacion.com

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com