El lenguaje: evolución, características, progreso y consecuencias (2º Parte)


¿Y la comunicación qué es?

“Comunicar” significa transmitir una cosa o hacer participar de ella (a otro). O sea, hacer saber algo a otra persona. Por ende “comunicación” es la acción de traspasar algo a otro, vale decir, es el trato o correspondencia entre las personas. Actualmente, comunicar puede considerarse sinónimo de noticiar, informar, contar, decir, notificar, proferir, “poner en conocimiento de”, etc.

En este sentido deviene diáfano que la comunicación es uno de los fenómenos inherentes a la naturaleza humana sin el cual ésta no podría concebirse ni entenderse, y mucho menos progresar.

Ha ido mejorando cronológicamente, tengamos en cuenta que, si empezó con sonidos guturales, luego pasó al lenguaje que conocemos, primero verbal, luego vino la escritura, con posterioridad aparecieron la tinta y el papel, luego la imprenta, las traducciones, los intérpretes, el telégrafo, el correo, el teléfono, hasta este siglo XXI en el que nos comunicamos por fax, por e-mail, hablamos por internet, tenemos celulares en los que dejamos mensajes de texto, etc. Se superó, con creces, los tiempos de las “palomas mensajeras”, de “Miguel Strogoff”.

Pero así como se produjeron estas invenciones que implicaron avances notables, también hay que tener presente que siempre hubo problemas en la comunicación.

Estas dificultades empezaron con lo más ínfimo, mínimo, insignificante como puede ser que alguien no me entienda lo que le digo y me responda con un ¿Qué? O ¿Cómo? Y continuar hasta malentendidos, tergiversaciones, y todo lo que constituye los llamados “ruidos en la comunicación”. En este sentido es importante recordar que la problemática comunicacional está ligada a la semántica, que es la atribución de significados.

Por eso, es fundamental para tener una buena comunicación, saber “escuchar”. Escuchar no es lo mismo que oir, como tampoco lo son ver y mirar. Se puede “mirar sin ver” y “oír sin escuchar”. Una cosa es SENTIR el ruido que viene del exterior, otra muy distinta es PERCIBIR lo que otra persona nos está diciendo, ENTENDER lo que nos quiere transmitir. Por eso en Mediación y también en Psicoterapia se hace tanto hincapié en la llamada “Escucha Activa”. ¿Por qué se llama así? Porque parecería que escuchar es una actitud pasiva, el que escucha se está quedando dormido, o está pensando en otra cosa. Pero no siempre es así. Cuando uno va a una conferencia a escuchar la disertación del expositor, basta que tome apuntes o encienda el grabador, para que no se pierda la charla con el olvido. Pero si uno escucha a alguien que le está contando “su” problema, a partir de esa escucha deberá construir su estrategia para ayudarlo, a partir de la palabra y el silencio. A veces, basta con escuchar a alguien para que se sienta aliviado y se vaya contento, otras, es menester hablar, y allí es ineludible hacerlo con prudencia y conveniencia. Es un arte, escuchar y preguntar, saber aconsejar después de escuchar. Por ello se ha consensuado que existen algunas técnicas efectivas para realizar una escucha que sea activa y eficaz; por ejemplo: -establecer un contacto visual directo (“hacer foco”), -evitar las distracciones, -observar el lenguaje corporal y gestual, -no emitir juicios, -preguntar con claridad. En concordancia con esto último, hay dos puntos muy útiles a la hora de lograr el “rapport” con el interlocutor, que son el SONDEO, y la EMPATIA. El primer concepto es la “Investigación” del pensamiento del otro, si quiero coincidir para generar “buena onda”, debo conocer sus creencias y opiniones. El segundo es la “identificación” realizada por la palabra de una persona con los sentimientos de su interlocutor, de una forma hábil, sin que se dé cuenta; por ejemplo, sé que es de izquierda, hablo en contra del imperialismo norteamericano, sé que le gusta la música clásica y hablo de ese tema. Así dicho, esto nos sirve a todos en la vida cotidiana para tener una buena relación con los que nos rodean, y no tener conflictos, por lo menos en lo que nosotros dependa. Pero puede ocurrir que se produzca algún conflicto o estemos metidos en alguno, por X motivo. En ese caso, deberemos aplicar mucho de lo que se dijo aquí, aunque desde otro lugar.

Entradas destacadas
Entradas recientes