La Odontología Forense en la Investigación Criminal

(Primera parte)

La odontología forense es la disciplina de investigación basada en el reconocimiento de características únicas presentes en las estructuras dentales de cada persona y se utiliza y se utiliza cuando la identificación de las huellas dactilares no resulta posible. Se basa en el reconocimiento detallado de los antecedentes dentales que pueda poseer un dentista; esta especialidad odontológica incorpora la educación en anatomía dental, radiografías y su interpretación, la patología, los materiales dentales, las anomalías del desarrollo y una profunda familiaridad con numerosos métodos de documentación esquemática y abreviatura en la toma de notas referentes a los progresos de los tratamientos.

Esta área de la identificación forense Juega un papel importante en catástrofes de origen humano o natural, que dan lugar a múltiples víctimas mortales que no puedan identificarse a través de métodos convencionales,, por ejemplo, las huellas dactilares. Los mismos principios se aplican a la identificación individual por muerte. En situaciones en que se ha destruido la piel de las crestas papilares, todavía es posible la recuperación de las estructuras dentales identificables; se hace más evidente en accidentes de aviones y explosivos industriales, donde las altas fuerza G y el fuego producen fragmentación e incineración parcial. Los dientes y las restauraciones dentales son los elementos más fuertes en el cuerpo humano y sobreviven a las influencias destructivas del fuego y la exposición a los elementos.

La individualización por medio de radiografías dentales se basa en varios factores, el más importante es la capacidad de localizar una fuente de radiografías dentales o médicas conocidas, que claramente documenten puntos únicos de identificación. Como se ha indicado anteriormente, también es dependiente de la supervivencia de la estructura dental para la radiografía post mortem; además, también depende de una identificación presuntiva derivada de otros medios de investigación, es decir, los manifiestos de vuelo, los efectos personales u otras pruebas circunstanciales.

A diferencia de un repositorio central para el análisis de huellas dactilares automatizadas, los registros dentales deben derivar de forma individual.

Una vez obtenida, hasta una sola radiografía dental puede generar múltiples puntos de comparación. Cuando se considera que un individuo tiene el potencial para tener treinta y dos dientes, cada diente con una pate superior y cuatro caras y cada una de estas cinco superficies es virgen o restaurada con uno o más materiales dentales de varios tipos, la probabilidad de establecer una identificación es extremadamente alta. Cuando se añaden factores tales como un patrón de extracción, la presencia de anomalías anatómicas o una patología, puede establecerse la probabilidad de que las características dentales sean únicas.

La odontología forense es una rama de la medicina forense y, en relación con los intereses de la justicia, lleva a cabo un examen adecuado, manipula y presenta evidencias dentales en juicios. El trabajo de un odontólogo forense comprende:

  • Identificación de marcas de mordeduras en víctimas de ataques;

  • Comparación de marcas de mordidas con los dientes de un sospechoso y la presentación de esta prueba en los tribunales como testigo experto/perito.

  • Identificación de marcas de mordidas en otras sustancias como la madera, el cuero y los productos alimenticios.

  • Identificación de cadáveres desconocidos a través de registros dentales.

  • Estimación de edad de restos óseos.

Un odontólogo forense debería trabajar con un médico forense o un antropólogo forense.

Digamos entonces que la función más común del odontólogo forense es la identificación de los individuos fallecidos. La identificación dental toma dos formas principales: en primer lugar, el examen más frecuentemente realizado es una identificación comparativa que se utiliza para establecer (con un alto grado de certeza) que los restos de un difunto y una persona representada por los registros dentales anteriores a la muerte, son el mismo individuo. La información del cuerpo o de las circunstancias por lo general contiene pistas acerca de quien ha muerto. En segundo lugar, en aquellos casos en que los registros previos/anteriores a la muerte no estén disponibles, y no haya pistas sobre la posible identidad, el odontólogo forense completa un registro/posterior al fallecimiento, donde sugiere características del individuo que deberían reducir la búsqueda de los materiales antes de la muerte.

La identificación dental de los seres humanos se produce por una serie de razones diferentes y en un número de situaciones distintas. Los cuerpos de las víctimas de delitos violentos, incendios, accidentes de tránsito y accidentes en el lugar de trabajo, pueden estar desfigurados hasta tal punto que la identificación por parte de un miembro de la familia no es fiable ni deseable.

Las personas que hayan fallecido algún tiempo antes del descubrimiento y las que se encuentran en el agua también presentan/acusan una identificación visual desagradable y difícil. Las identificaciones dentales han desempeñado siempre un papel clave en situaciones de desastres naturales y provocados por el hombre, y en particular con el gran número de víctimas que normalmente se asocian con desastres aéreos.

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com