Investigación de manchas de semen (Primera parte)

En los delitos sexuales, el primer objeto de estudio para los investigadores es la víctima, ya que el acto delictivo si se realiza, solo se puede probar sobre ella. Es decir que el hallazgo de elementos seminales en objetos presentes en el lugar del hecho (prendas, cama, etc.) no demuestra el ejercicio de violencia que requiere el acto sexual para convertirse en un hecho delictivo, sino tan solo la realización del acto. De ahí la importancia de la inmediatez entre el hecho, la denuncia y la revisación médica del víctima. Por esto es necesario instruir a las víctimas sobre la necesidad de no bañarse, no higienizarse o cambiar sábanas, lavar ropas, etc. para no borrar las huellas del agresor, lo cual es difícil, ya que es lo primero que tiende a hacer la víctima sobre su persona, mediante un concienzudo baño.

EN EL LUGAR DEL HECHO

Es de gran utilidad, para la búsqueda de manchas de semen la utilización de la luz ultravioleta, aunque esta es una prueba de orientación inespecífica.

Sobre soportes absorbentes: en la mayor parte de los delitos sexuales, la instrucción tiene la posibilidad de secuestrar prendas interiores, toallitas higiénicas femeninas, sábanas, toallas, pañuelos, trapos, papeles, etc. Que puedan haberse utilizado para limpiarse y sospechosos de contener rastros de semen. En todos estos casos el personal interviniente, debe remitir las muestras al laboratorio rápidamente, sin intentar realizar ningún levantamiento de manchas de las mismas. En caso de que esto no se pueda realizar inmediatamente, estos elementos deben secarse al aire y a la sombra, antes de su embalaje, ya que la humedad favorece el ataque por microorganismos y hongos, lo cual dificulta notoriamente la identificación de los espermatozoides y destruye la posibilidad de realizar técnicas moleculares de ADN.

Sobre soportes no absorbentes: en el caso que la mancha se encuentre sobre soportes que no pueden ser remitidos al laboratorio: artefactos de baño, madera de la cama, el piso, etc. se debe realizar un correcto levantamiento para su estudio. Se aconseja utilizar un trocito de gasa (el algodón dificulta la visualización de espermatozoides), el cual, se deposita sobre la mancha, se agrega paulatinamente y con gotero solución fisiológica y utilizando una pinza se presiona suavemente sobre la mancha y se continúa agregando solución fisiológica, hasta lograr la disolución de la mancha y su adhesión a la gasa, sin frotar o ejercer presión fuerte, a fin de preservar los elementos formes.

Luego, la gasa es colocada en un frasquito para su remisión. Si esto no se realiza rápidamente, debe ser desecada de la misma manera como se procede con los hisopos manchados con sangre.

Si la mancha se distingue seca y formando una película escamosa, se puede levantar en seco, por raspado con un bisturí o elemento similar y colocarse en frascos.

Las manchas de esperma dan una fluorescencia blanco- amarillenta, que va ganando a amarillo con el tiempo. En el caso de alfombras, parte del asiento de un automóvil, etc. De ser posible, se recorta la parte manchada y se remite seca en sobre de papel.

Los preservativos encontrados en el lugar del hecho con semen líquido en su interior se deben atar para que no se derrame su contenido y se introduce en un frasco plástico. Se debe conservar refrigerado. Si no se remite inmediatamente, tomar material con hisopos y desecarlos.

Entradas destacadas
Entradas recientes

© 2017 CENTRO DE CAPACITACIÓN EN CIENCIAS FORENSES//SANTA FE,ARGENTINA.
Contacto: cccf.virtual@gmail.com